Descubren que un famoso cuadro es en realidad la fotografía más antigua del mundo

El diseñador gráfico Tim Jeninson en Texas, Estados Unidos, descubrió que el artista Joseph Vermeer recurrió a técnicas de óptica muy avanzadas para su época, al pintar sus obras. Para llegar a esta hipótesis, realizó un experimento que le llevó casi dos años, en el que reprodujo con precisión las condiciones de trabajo del artista barroco del siglo XVII.

 

Los cuadros de Vermeer son casi como fotos. El rigor de la perspectiva, el uso de sombras y el juego de colores, construyen un realismo muy similar al de una reproducción de una escena mediante lentes y reveladores. Pero la fotografía no se inventó hasta dos siglos después de que el artista holandés creara sus obras. ¿Cómo hizo para lograr semejante nivel de rigurosidad? Esa pregunta atormentó y obsesionó al diseñador Jeninson -entre otros- toda su vida.